27 de septiembre de 2013

"Erizo en la niebla" (Ёжик в тумане), la mejor película de animación de todos los tiempos, hasta el presente.

Por Nestor Guadaño


Cuando la infancia nos parece un juguete que hemos dejado abandonado en un hueco o lugar perdido, de pronto, nos topamos con él, y recordamos una fragante línea de sensaciones. 

Ecos mágicos de un reciente pasado, pero a la vez nos ayuda a demostrar que el presente puede ser maravilloso, cuando en un cuenco hecho por una mano amiga te transporta a ese mundo imaginario. Reflexión de porqué existen los mitos, y con sus nieblas se crean las fábulas. Puede ser que de la leyenda de "Prometeo encadenado", surgió del adolescente Marx sus teorías sobre la emancipación de la clase obrera.

El cerebro humano es una de las fuentes de energía más poderosas del universo, que conozcamos. De sus laberínticos fiordos han salido los aerostatos más inverosímiles y las pesadillas más truculentas. Pero, sobre todo, las más sublimes obras de arte de la Humanidad.

Una de estas auténticas delicias, voy a relatar. Porque del pasado, aún lo reconozco en el presente, y será una seña de identidad de los jóvenes en el futuro o no habrá futuro sin imaginación.

La imaginación camina del brazo de la creación. Se pierde y vuelve a encontrarse. Hoy tras un dialogo entre amigos he reconocido a un espinoso lucero. Lo veo en los ojos y las voces de muchas chavalas y chicos. Y creo que la mayoría de los adolescentes, a la edad de cinco años reconocerán sus mensajes y fragancias, por ello expongo su perfil... y mis sentimientos.

El cortometraje soviético de dibujos animados "Ёжик в тумане"(Erizo en la Niebla) recibió en el año 2003, en Tokio, la denominación de la mejor película de animación de todos los tiempos. Dicha calificación la tildaron 140 críticos de cine de todo el mundo, tras examinar 150 películas que hasta ese año eran las películas realizadas más relevantes, tanto de los países industrializados capitalistas como de los antiguos países socialistas.

Su autor fue el director de dibujos soviético Yuri Norstein, fue realizado en los estudios "Soyuzmultfilm", y creado en el año 1975, con una duración de 10 minutos y 29 segundos. Los actores que pusieron su voz a los personajes fueron Alexei Batalov (narrador), María Vinogradova (erizo) y Viacheslav Innocent (cría de oso). La música corrió a cargo de Michael Meerovicht. El guión es de Sergei Kozlov, basado en un cuento de él mismo. El relato está recogido en un libro desarrollado por Liudmila Stefanovna Petrushevskaya, llamado "Volúmenes mayores" (solamente está editado en ruso, en la colección "Biblioteca Aldebaran").

Obtuvo en 1976, en Frunze, el premio a la mejor película de animación de toda la Unión Soviética, de aquel año. Y ese mismo año, en el festival de Teheran, también el primer premio. Posteriormente en diferentes certámenes internacionales obtuvo de nuevos numerosas condecoraciones, a su innovación.

Su simbología

Acompaña durante toda la vida a los niños, no importa que tengan 86 años. Porque es fresco, auténtico, subyugante y a la vez creativo. Nos transporta a un tiempo donde todo es posible. Y este abanico de posibilidades estilísticas no se puede dar en los tiempos oscuros presentes, sino en el luminoso futuro del Socialismo. Allí donde, los prejuicios hallen consuelo y las aventuras puedan encontrar un significado, con el firmamento libre de ataduras y dudas, encontrando la estimable ayuda de un lecho de amistad.

Porque eso cuenta, este sencillo recorrido. En ese mundo, las cosas bellas y terribles siempre sobrecogen y a la vez pasan. No hay que dejarse llevar por el temor. Como la vida, cada minuto hay que exprimirlo y dejar fluir a los sentidos. Así la materia nos inunda y estamos recogiendo del mundo, su increíble belleza, demostrándonos como es de verdad, y así aprendemos a comprender como realmente somos. Ese es el maravilloso proceso de este ingenioso acertijo, que es la película.

Eh...peque, disfruta.