3 de septiembre de 2013

En recuerdo de Tamara Bunke "Tania"

Por Unidad de los Pueblos y los Trabajadores




Sus restos, identificados y trasladados a Cuba en 1998, reposan en un mausoleo en Santa Clara, junto a los de Ernesto Guevara y sus demás compañeros de lucha.

¿Dejar un recuerdo
con que he de irme, 
cual flores que fenecen?

¿Nada tendrá mi nombre alguna vez?

¿Nada dejaré en pos de mí en la tierra?

Al menos flores, al menos cantos.
¿Cómo ha de obrar mi corazón?
¿Acaso en vano venimos a vivir,
a brotar en la tierra?

Haydée Tamara Bunke Bider nació en Buenos Aires, el 19 de noviembre de 1937, de padres alemanes, quienes habían emigrado a la Argentina, huyendo de la persecución nazi. Posteriormente regresan a su país para ayudar en la reconstrucción de la República Democrática Alemana (RDA). Tania, con solo 18 años de edad, fue admitida en las filas del Partido Socialista Unificado de Alemania.

En 1960 conoció al Che, quien viajó a la RDA al frente de una delegación comercial. En 1961 llegó a Cuba, donde trabajó en el Ministerio de Educación (MINED), el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y en la dirección nacional de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). Se destacó por el amor que le impregnaba a la labor que realizaba, y se ganó el afecto, el cariño y la simpatía de quienes la conocieron, demostrando una fidelidad absoluta a la Revolución.

Después de un riguroso entrenamiento, recibió la misión de establecer relaciones con representantes de la clase gobernante y del ejército de Bolivia, adonde llegó a finales de 1964, y crear condiciones favorables para la apertura del futuro frente guerrillero. En esta compleja tarea adopta el nombre de Laura Gutiérrez Bauer.

A comienzos de 1966, por los éxitos en su trabajo, un enlace cubano le comunicó a Tania que le había sido concedida la militancia del Partido Comunista de Cuba. Se vinculó a la guerrilla, ayudando al recibimiento de los futuros combatientes y en su traslado hacia la zona guerrillera.

Se incorporó activamente a la guerrilla e integró el grupo del comandante Vitalio (Vilo) Acuña, conocido por Joaquín, cuyos integrantes perecieron, el 31 de agosto de 1967, cuando cayeron en una emboscada en Vado del Yeso. El cadáver de Tania fue arrastrado por la corriente del río, hasta que fue rescatado el 6 de septiembre por los soldados. Luego, el 7 de septiembre, lo trasladan al Regimiento Pando, y el 8 a las 11:00 p.m. hacen el entierro en el mismo lugar donde apareció.

Sus restos, identificados y trasladados a Cuba en 1998, reposan en un mausoleo en Santa Clara, junto a los de Ernesto Guevara y sus demás compañeros de lucha.